El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

Archivos en la Categoría: Onda de Elliott

El análisis técnico y la Teoría del Valor Subjetivo

El análisis técnico de los mercados financieros suele ser infravalorado por la gran mayoría de los economistas en favor del análisis fundamental.   Esto se debe a que la mayoría de las teorías económicas vigentes todavía siguen aferradas parcialmente a la teoría del valor objetivo.   Es decir, se basan en que es posible calcular el valor de un bien analizando los elementos que lo componen.   Por ejemplo, que el precio del pan dependerá del precio del trigo, del coste de convertirlo en harina, el coste de amasarlo, hornearlo y transportarlo, etc.

Sin embargo, la Teoría del Valor Subjetivo (TVS) cuyo desarrollo culminó Carl Menger, demuestra que el precio de los bienes se determina en el intercambio, que refleja la valoración subjetiva que las partes hacen de la utilidad de los bienes intercambiados, y que son los costes los que se adaptan al precio fijado por el mercado, no al revés!!.  Menger propone que el valor de los bienes de orden superior (los que sirven para producir otros bienes) depende a su vez del valor de los bienes que produce.   Esta premisa se puede generalizar, ya que si el valor de los bienes de orden inferior (los bienes de consumo) se rige por la teoría del valor subjetivo, entonces los bienes de orden superior también.

Además, podríamos generalizar la propuesta de Menger desde el punto de vista de la necesidad que satisfacen los bienes (utilidad).  Así, los bienes de orden superior también son valorados en función de su utilidad.    Tal y como lo expresa Carlos Bodone:

“…cualquier bien económico surge como consecuencia de que satisface una necesidad humana, no importa en cuál de las etapas esté ubicada esa necesidad, en cuanto a si la hace satisfaciendo una necesidad derivada de la posición de orden superior o inferior; en otras palabras, descubierto el instrumento de capital que permite mayor productividad ya está la necesidad de utilizarlo. De allí deriva su condición de bien económico y formará sus precios incidido por las valoraciones subjetivas.” (Bondone, 2006 p. 97)

Las acciones son bienes de orden superior, que son valoradas principalmente porque dan derecho a participar en el negocio del que son título de propiedad.  Cuando las acciones cotizan en un mercado organizado, la valoración subjetiva de los que participan en ellas queda reflejada en el precio fruto de los intercambios (compras y ventas) de acciones.

La utilidad final que todo poseedor de acciones espera de ellas, es que le aporten un beneficio económico, mediante una combinación de plusvalías y/o dividendo que reporte ganancias netas.  Por otro lado, como ya sabemos por la TVS, las valoraciones subjetivas tienen un carácter ordinal, es decir, están sujetas al orden o prioridad de necesidades del individuo que valora.

Por eso, cuando alguien se dispone a comprar o vender acciones, son mucho más importantes sus propias circunstancias que las circunstancias de la empresa cotizada.    Lo que más les suele importar a  todos los inversores es si van ganando o perdiendo, o también suele ser muy determinante sus necesidades de liquidez.

Por ejemplo, si alguien acumula una rentabilidad del 300% en unas acciones, entra dentro de toda lógica que decida vender y hacer caja aun cuando piense que las perspectivas futuras de la empresa cotizada sean muy buenas.  Lo mismo si va perdiendo un 30%, por miedo a estar equivocado y perder aun más puede decidir vender, aunque realmente piense que las perspectivas de la empresa cotizada son buenas, pero la sensación de estar perdiendo con su inversión le lleve a no entender lo que está pasando y por tanto decida salir de esa situación que es insatisfactoria para él.

El análisis técnico lo que pretende es observar lo que los participes están haciendo, y si la tendencia general es compradora o vendedora porque en definitiva son las compras y las ventas, y solo las compras y las ventas, las que determinan el precio de las acciones y por tanto su tendencia.

El análisis técnico proporciona herramientas para intentar detectar tendencias y también para intentar detectar situaciones de extremos de mercado.  Con extremos de mercado me refiero a situaciones de pánico o de euforia.   Detectar estos extremos de mercado es muy valioso para no comprar acciones donde “ya está todo el pescado vendido” (euforia) o para detectar buenas oportunidades en situaciones en que se venden acciones a precios de ganga (pánicos).

En un próximo artículo entraré un poco más en detalle sobre el análisis técnico.

cualquier bien económico surge como consecuencia de que satisface una necesidad
humana, no importa en cuál de las etapas esté ubicada esa necesidad, en cuanto a si la hace satisfaciendo
una necesidad derivada de la posición de orden superior o inferior; en otras palabras, descubierto el
instrumento de capital que permite mayor productividad ya está la necesidad de utilizarlo. De allí deriva
su condición de bien económico y formará sus precios incidido por las valoraciones subjetivas

Los bancos centrales no fijan los tipos de interés

Los medios de comunicación especializados y muchos economistas nos bombardean continuamente con la magnifica autoridad que tienen los Bancos Centrales para fijar los tipos de interés.  ¿Pero hasta que punto es eso cierto?  Echemos un vistazo al siguiente gráfico:

http://www.elliottwave.com/images/marketwatch/fedfollows.gif

Algunos lo explican rapidamente diciendo que es el mercado quien se anticipa a las decisiones de la Reserva Federal.   Pero esta explicación es muy poco científica ¿acaso sabemos realmente lo que piensan cada uno de los partícipes del mercado de bonos?.  Además, si esa explicación contradice los hechos observados, debería aportar argumentos solidos que justifiquen dicha contradicción.

A continuación vamos a dar una explicación utilizando la Teoría del Tiempo Económico (TTE) de Carlos Bondone.   Los tipos de interés mostrados en este gráfico representan la tasa a la que la que la reserva federal concede préstamos a corto plazo a los bancos.  Pero vamos a centrarnos un momento en la frase “La Reserva Federal concede prestamos”.

Todos sabemos que hoy en día los dolares  son exclusivamente moneda en papel, es decir, no dan derecho a intercambiarlos por nada (una cantidad específica de oro o plata, por ejemplo).   Los dolares son promesas de pago que nunca se materializan. Sin embargo, aunque el dólar no sea convertible tiene poder adquisitivo, el poder adquisitivo que le asigna el mercado.

Parémonos a pensar en un ejemplo muy simple.  Alguien quiere comprar mi casa y no tiene suficiente dinero para pagarla pero promete pagármela a lo largo de 10 años.  Asi que acepto a cambio de mi casa un documento donde el comprador firma su compromiso de pago (hipoteca, para los amigos).   Yo aporto un bien tangible que existe, que es la casa (bien presente), y el comprador emite un documento que es un contrato de crédito.  ¿Quien es el que otorga crédito? Pues yo, que soy el propietario de la casa, ¿Y el deudor? el comprador que firma la hipoteca.

Contablemente, mi casa “viajará” desde mi activo hacia el activo del comprador y a cambio yo recibiré en mi activo la hipoteca.   Y esa misma hipoteca figurará a su vez en el pasivo del comprador.   Esta hipoteca tiene un valor, que se corresponde con el flujo futuro de pagos que supuestamente realizará el comprador de la casa.

Si un banco intermediase la operación, la única diferencia es que ubicará la hipoteca en su activo y en su pasivo emitirá otra serie de contratos de crédito (Euros o dólares) por el mismo importe, que me entragará a mi.  Sigo siendo yo el que otorga crédito, el banco solo se interpone, solo lo intermedia.

Pues bien, los dolares que emite la Fed son también contratos de crédito y su naturaleza contable es la misma que la hipoteca que firma el comprador de mi casa.  Por tanto, en el momento que alguien acepte entregar algun bien presente a cambio de esos dolares estará otorgando crédito a la Reserva Federal.   La TTE resume esta premisa en una sencilla frase:  “Quien otorga crédito es siempre el que aporta los bienes presentes a un intercambio“.   Si generalizamos un poco más podremos afirmar que la Reserva Federal junto con el sistema financiero de reserva fraccionaria son los deudores y quien otorga crédito es el mercado.

¿Si la Reserva Federal es el deudor como norma general, no aporta bienes presentes, como es posible que fije los tipos de interés?  Pues la respuesta es bien sencilla, la Reserva Federal al no aportar bienes presentes tiene una influencia muy limitada sobre los tipos de interés.

El tipo de interés, que es el precio del tiempo económico, lo determinan los agentes  en base a su preferencia por controlar bienes presentes y al que posteriormente añaden diversas primas como el riesgo de impago o el riesgo de devaluación del bien económico prestado (inflación).   La Reserva Federal, como todos los demás agentes, se ajusta a los dictados del mercado.

Manuel Polavieja.

Una explicación alternativa a los ciclos económicos

¿Es posible que los ciclos económicos sean nuestra forma natural de crecer?, ¿Es posible por tanto que las expansiones crediticias solo sean una forma de maximizar ese crecimiento?

Veámoslo con un ejemplo.

Si un marino que quisiese descubrir América estima que para recorrer el camino necesita 1 tonelada de provisiones, puede decidir llevarse el doble por si acaso.  Así, se daría la vuelta en cuanto gaste más de 1 tonelada y empiece a temer que no tendrá provisiones para volver al punto de partida (camino que conoce porque lo acaba de recorrer).  Está siendo conservador, viaja con cargo a su ahorro previo, no estaría “extendiéndose crédito a si mismo”.

Sin embargo, si en lugar de darse la vuelta siguiese adelante consumiendo sus provisiones sin saber cuanto tiempo le queda para llegar a America, de forma que podría no llegar a su destino ni tampoco tener provisiones para volver al punto de partida, entonces está comenzando a autoextenderse crédito.  Lo podría hacer prudentemente si raciona las provisiones o de forma más arriesgada si las sigue consumiendo como si no se fuesen a acabar.  Pero en cualquier caso está autoextendiéndose crédito apelando al éxito de la travesía y con cargo a su propia vida y la de su tripulación.

¿Es una opción mejor que la otra? ¿Si toda la tripulación está dispuesta a sacrificarse por la segunda opción, donde está el problema?

El símil con la situación actual, donde la Sociedad ya sea por activa o por pasiva se ha provisto una serie de mecanismos para autoextenderse crédito (Moneda Fiduiciaria, Bancos Centrales, Reserva Fraccionaria, etc…), sería que hemos consumido gran parte de nuestro ahorro en iniciativas arriesgadas en favor del progreso tecnológico y económico y a costa de nuestra prosperidad futura, ya que muchas de esas iniciativas no serán tan rentables como creíamos o incluso no serán rentables en absoluto (como los cientos de miles de inmuebles “de más” que se han construido en España).

La gran expansión crediticia de nuestra era no comenzó ni en 2001 (tras las .com y el 11-S) ni en 1971 (tras el abandono del patrón oro) ni en 1913 (cuando se créo la Reserva Federal).  Comenzó en el S XVIII tras la revolución industrial y coincidiendo con la despenalización generalizada de la usura.

Gracias a la utilización intensiva de la usura por parte de todos nosotros, y ojo que sin prestatario no hay préstamo, que el usurero solo satisface la demanda del mercado,  hemos podido alcanzar lo largo de los últimos 200 años unas importantísimas cotas de progreso, muy posiblemente a costa de unos cuantos años de penuria económica en el futuro.   A los que nos toque sufrir esas penurias nos parecerá injusto.  Pero aunque no nos guste aceptarlo, quizá la humanidad como especie se guíe por el mismo criterio que todas las demás especies animales: Supervivencia y Expansión.   De forma que la Especie Humana, como orden superior al individuo o una generación concreta de individuos,  “considere” esas penurias como un coste asumible. Igual que el marino y su tripulación cuando deciden seguir adelante aun a riesgo de perder sus vidas.

Manuel Polavieja.

A %d blogueros les gusta esto: