El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

Archivos en la Categoría: Mercados financieros

La especulación contra el Euro, y otras monedas

En los últimos dos años ha tomado relevancia en los medios la especulación bajista contra empresas cotizadas, normalmente bancos, o contra bonos soberanos.   La especulación bajista (ponerse corto) consiste en vender las mencionadas acciones o bonos sin tenerlos, esperando a que bajen de precio para recomprarlos más baratos e ingresar el beneficio resultante.   Los malvadísimos especuladores hacen esto cuando tienen expectativa de que las acciones o los bonos vayan a bajar.

Esta actividad tiene una peculiaridad, y es que estos especuladores están forzados a comprar tarde o temprano si quieren cerrar su operación.  Y para el que piense que esta es una actividad donde se gana dinero fácil, nada más lejos de la realidad.  ¡Los riesgos son elevadísimos!, para muestra un botón: Las enormes pérdidas que sufrió el multimillonario alemán Adolf Merckle por especular contra las acciones de Volkswagen en 2009.    Por eso los especuladores no se ponen cortos sobre cualquier activo, menos aun si es un activo solvente porque les puede llevar a la más absoluta de las ruinas.

Pues bien, hay otra modalidad mucho más habitual de hacer exactamente la misma operación, pero en vez de hacerlo contra bonos o acciones, lo hacemos contra la moneda.    Esa operación es sencillamente endeudarse.   Vendemos una moneda que no tenemos a cambio de, por ejemplo una casa, unas acciones u otra divisa.  Esperando que el valor de la moneda en la que nos hemos endeudado baje con respecto a la casa, las acciones o la divisa en cuestión y así embolsarnos la diferencia.    Hipotecarnos para comprar una casa es sinónimo de ¡¡ponernos cortos!! en la moneda en cuestión, es especular a la baja contra la moneda exactamente igual que hacen los especuladores cuando venden bonos soberanos en descubierto.   O simplemente el que vende moneda para comprar una casa a modo de inversión, en cierto modo huye de la moneda por temor a que sus ahorros mengüen.

No es necesario que la casa incremente su valor, también nos sirve con que la moneda se devalúe contra la casa, y eso se produciría si más gente hace lo mismo que yo, porque al endeudarse introducen muchas más monedas en el sistema y por tanto al haber más cantidad, su valor baja.   ¿Esto de ganar por el simple hecho de que todo el mundo haga lo mismo que yo, suena a burbuja, verdad?.  Si, suena por que lo es en toda regla.  Es de hecho la burbuja que genera el resto de burbujas que suelen identificarse habitualmente (inmobiliaria, .com, materias primas, tulipanes, etc) y que son tan solo síntomas de la primera.

Pues bien, ¿Que pasa si tenemos una moneda sistemáticamente débil, que continuamente pierde valor?  Pues que fomentamos que todo el mundo adopte posiciones cortas contra ella.   No ya sofisticados especuladores de Wall Street, si no cualquiera lo puede hacer, porque es suficiente ir al banco pedir un préstamo y comprar el activo de nuestra preferencia (inmuebles, oro, joyas, acciones, etc…).  ¿Que estamos fomentando?:  El endeudamiento masivo, la especulación sistemática contra la moneda.  ¿Para que producir si puedo ganar dinero especulando contra la moneda?

¿Y cual es el resultado de todo esto?  Pues como todo el mundo se endeuda, y cuanto más nos endeudamos más moneda hay en circulación, su precio baja y alimenta endeudamiento adicional.    Un circulo vicioso que solo puede llevar a una burbuja de crédito, que será más grande cuanto más tiempo dure la situación.

Esto mismo es lo que fomentan todos aquellos que propugnan la emisión de más moneda y la devaluación para resolver la crisis que padecemos.  Si señor, una gran solución.  Esto es lo que se han conseguido los últimos 40 años con esa actitud:

¿Más estimulo monetario con la “Operación Twist”?”

Los medios de comunicación están especulando con las nuevas medidas de estímulo que podría poner en práctica la Reserva Federal, se habla de una nueva ronda de Quantitative Easing (QE) y sobre todo de la “Operación Twist”. Esta operación consiste básicamente en utilizar los dolares resultantes del vencimiento de los bonos a corto plazo que la Fed compró durante el QE para comprar bonos a largo plazo.

Bien, pues esto en mi opinión no son nuevas medidas de estímulo, si no más bien la penintencia obligada del Quantitative Easing (QE).  El QE, como se está viendo ahora, sirvió de bien poco.   Pero el gran problema es que mientras que los planes QE en si mismos no incrementan la cantidad de moneda (solo la cambian de sitio), los vencimientos de los bonos comprados mediante QE si reducen la cantidad de moneda.    Por eso Bernanke no puede quedarse sin hacer nada si lo que pretende es que no se contraiga la masa monetaria.   Es esclavo de sus actos del pasado y se vé obligado a reinvertir los dolares obtenidos de los bonos que vencen en lugar de darlos de baja en su balance.

La operación Twist no es un nuevo estímulo.  La Operación Twist la hacen porque no les queda más remedio.

¿Tendremos más Quantitative Easing?

Hace unas semanas que finalizó el segundo plan de relajación cuantitativa (Quantitative Easing o QE2) por parte de la Reserva Federal, y ahora los mercados vuelven a caer, por lo que es muy posible que se empiece a hablar de un QE3 o mecanismo similar.

De hecho, muchos economistas y políticos claman  ahora porque el Banco Central Europeo (BCE) ejecute una estrategia similar comprando bonos de los paises perífericos, aunque en este caso la petición es más una petición de auxilio que  que un estímulo monetario como es el caso de los planes QE.

No se si habrá un QE3 o no, porque al fin y al cabo son decisiones políticas muy dificiles de predecir, pero en lo que si me voy a mojar es que si finalmente se hace, a Bernanke le costará mucho más sacarlo adelante.   Ya con el QE2 el Presidente de la Fed de Kansas Thomas Hoening votó en contra, y no solo contra el QE2, sino contra las 10 decisiones de política monetaria que tomó la Fed en 2010.    Igualmente los presidentes de la Fed de Richmond y Philadelphia también expresaron sus dudas sobre los planes de Bernanke.     Richard Fisher, el presidente de la Fed de Dallas llegó a decir publicamente que el QE2 era la medicina equivocada.

Standard & Poors ha rebajado la calificación de la deuda americana, el techo de deuda que antaño se subía alegremente, ha costado sangre sudor y lágrimas subirlo esta vez.   La palabra austeridad lleva ya más de un año instalada entre los políticos y los medios de comunicación.

¿Que signigica todo esto?  Pues son síntomas cada vez más llamativos del cambio de percepción de la sociedad hacia el crédito.   En toda burbuja el proceso siempre es el mismo, lo que en un principio se idolatra (Tulipanes, acciones .com o inmuebles) luego pasa a repudiarse.

Estamos en la burbuja de crédito más grande de la historia, y en especial los últimos 40 años hemos hecho un uso y abuso del crédito verdaderamente espectacular, lo hemos vestido con infinidad de trajes: Haciendo pasar crédito por dinero (Dolares o  Euros), depósitos, Hipotecas, emisiones de bonos, Titulizaciones, créditos al consumo, CDO´s,  Contratos de futuros… la lista es interminable.

La burbuja de crédito está estallando porque ha llegado lo suficientemente lejos como para que empecemos a pasar por el proceso de preguntarnos que es lo que verdaderamente tenemos entre manos, y la respuesta es que estamos mórbidamente endeudados y que para colmo esos brutales créditos están muy mal invertidos ¿Cual es la reacción natural ante esto? pues algo así como “Maldito crédito y maldito el día que decidí endeudarme“.

Estamos empezando a entrar en la fase de repudio al crédito, por eso la palabra austeridad se oye con tanta frecuencia, por eso se empiezan a alzar voces incluso dentro de la Fed contra los planes QE, que no son más que un endeudamiento masivo de la propia Reserva Federal.   Es posible que un QE3 salga adelante, pero Bernanke va a encontrar muchísima más oposición esta vez.   De forma que es muy posible que el QE3 sea el tercero y último, si es que se llega a proponer y aprobar.

A largo plazo la bolsa siempre sube…. ¿Seguro?

A continuación un gráfico del Dow Jones de Industriales desde el año de 1900 pero denominado en oro en lugar de en dólares.   Es evidente que el poder adquisitivo del oro es muchísimo más estable que el poder adquisitivo del dólar, y más aun cuando estamos hablando del largo plazo.  Es más, diría que observar un gráfico de largo plazo en dólares es una pérdida de tiempo debido a su enorme distorsión.

Los malvados especuladores

Estos días, cada vez que los mercados financieros tiemblan, los medios de comunicación han tomado la costumbre de anteponer la palabra “ataque” en sus titulares.  “Los mercados atacan de nuevo a España”, “La prima de riesgo se dispara por el ataque de los especuladores”, etc.

Afortunadamente, entre todo este mar de sensacionalismo, dos excelentes artículos rebaten perfectamente estos titulares, uno escrito por Juan Ramón Rallo y otro escrito por Daniel Lacalle.

Y a mi me gustaría profundizar en algo que comenta Daniel sobre especular contra una prima de riesgo artificialmente elevada.  A ver, todos estos que dicen que los especuladores son tan malos, entiendo que al mismo tiempo piensan que entre ellos son hermanitas de la caridad.  ¿Será que tienen reuniones secretas periódicamente donde hacen pactos de sangre y  se juran amor eterno?  Voy a ponerme la gorra de conspiranoico y acepto estos pactos secretos como ciertos (solo me queda una duda, ¿Quien convoca los akelarres? ¿El Dr. No?, ¿Pierre Nodoyuna?) .

Si seguimos con la reflexión hace falta un condicionante más para que ese pacto funcione, y es que ningún especulador puede quedar fuera de él. Si resulta que un conjunto de especuladores vende en descubierto bonos del Reino de España, sin que verdaderamente existan grandes problemas en la economía española ¿Como es que no aparece otro grupo de especuladores que tome la posición contraria para aprovecharse de la descabellada apuesta de los primeros?

Vamos a ver, que quede bien claro: Los especuladores se apuñalan entre si continuamente.  Si un especulador tiene que pisar el cuello a otro, lo hará sin pensarlo dos veces, no tengan la más mínima duda. Pensar que entre ellos se respetan por el “beneficio comunal” es de una candidez que casi inspira ternura.

Cualquiera que haya seguido los mercados financieros de forma profesional, sabe que el mercado no se rige por pactos conspiranoicos ni majaderías por el estilo.  En los mercados financieros hay muchísimos especuladores y cada uno va a lo suyo, velando celosamente por su patrimonio, y además cada uno tiene se propia visión de los mercados, que evidentemente muchas veces es opuesta (si todos estuviesen de acuerdo en vender o en comprar al unísono, apenas sería posible ejecutar operaciones!!!!!!).

Los especuladores buscan su propio beneficio, de eso no hay ninguna duda.  Pero ojo, asumiendo sus riesgos, porque si se equivocan pagan o incluso se arruinan, como pasa en muchas ocasiones.  Pero en su codiciosa, incomprendida y poco altruista labor desempeñan de forma totalmente involuntaria la extremadamente valiosa función de descubrir el precio de las cosas.  Una economía sin precios es como un barco sin brújula ni timón, y una economía sin especuladores es una economía sin precios.

Si España está quebrada pido a los especuladores que lo reflejen en el precio de sus bonos, por favor.  Yo no quiero mirar para otro lado, yo quiero saber la verdad.  El que quiera esperar a que el gobierno de turno se la cuente, que espere sentado.

¿Como se ha llegado a la crisis actual?

Desde 2007/2008 estamos hartos de escuchar que estamos en una crisis económica.  ¿Pero como hemos llegado hasta aquí?, ¿Es verdaderamente culpa de las sub-prime o de la caída de Lehman Brothers?

Pues no, esos dos eventos son tan solo detalles anecdóticos, tan solo consecuencias y no causas de algo que lleva fraguandose mucho tiempo y ahora está tocando a su fin.   El siguiente gráfico es la cantidad de moneda y crédito en circulación durante los últimos 60 años en EEUU.  Estamos hablando de 65 trillones (americanos) de dólares.   El motivo de la crisis es esa montaña de deuda acumulada durante decenios y que está empezando a colapsar ahora .

Para tratar de evitar que esta burbuja no implosione y mantener creciente la cantidad de moneda y crédito, los planes del Gobierno americano (Bush/Paulson y Obama/Geithner) y de la Fed han llegado a un total de 2 trillones de dólares desde 2008 hasta hoy, que además al ser también deuda se suman a los 65 que ya había antes!!!!.    Es evidente que esto les viene ya muy grande y la política del patadón hacia delante (endeudarse más para pagar las viejas deudas), no va a ser posible eternamente.

Es como si en el Titanic achicasen con una bomba que evacua menos agua de la que entra por el agujero, y para colmo el agua que evacuan la envían a la popa del barco en lugar de tirarla al mar.

La demanda de materias primas y el Baltic Dry Index

El Baltic Dry Index se encamina a los mínimos de 2008. ¿Los cargueros van vacíos y al mismo tiempo los precios de las materias primas por las nubes? De incremento de demanda lo siento pero nada de nada. ¿Sera escasez? Entonces si los precios del petroleo, del algodon, del trigo, del cobre, del hierro, de la tripa de cerdo, del zumo de naranja congelado, “suben” tanto es porque se están acabando todos a la vez. Vaya, que casualidad!

BDI

BDI

El análisis técnico y la Teoría del Valor Subjetivo

El análisis técnico de los mercados financieros suele ser infravalorado por la gran mayoría de los economistas en favor del análisis fundamental.   Esto se debe a que la mayoría de las teorías económicas vigentes todavía siguen aferradas parcialmente a la teoría del valor objetivo.   Es decir, se basan en que es posible calcular el valor de un bien analizando los elementos que lo componen.   Por ejemplo, que el precio del pan dependerá del precio del trigo, del coste de convertirlo en harina, el coste de amasarlo, hornearlo y transportarlo, etc.

Sin embargo, la Teoría del Valor Subjetivo (TVS) cuyo desarrollo culminó Carl Menger, demuestra que el precio de los bienes se determina en el intercambio, que refleja la valoración subjetiva que las partes hacen de la utilidad de los bienes intercambiados, y que son los costes los que se adaptan al precio fijado por el mercado, no al revés!!.  Menger propone que el valor de los bienes de orden superior (los que sirven para producir otros bienes) depende a su vez del valor de los bienes que produce.   Esta premisa se puede generalizar, ya que si el valor de los bienes de orden inferior (los bienes de consumo) se rige por la teoría del valor subjetivo, entonces los bienes de orden superior también.

Además, podríamos generalizar la propuesta de Menger desde el punto de vista de la necesidad que satisfacen los bienes (utilidad).  Así, los bienes de orden superior también son valorados en función de su utilidad.    Tal y como lo expresa Carlos Bodone:

“…cualquier bien económico surge como consecuencia de que satisface una necesidad humana, no importa en cuál de las etapas esté ubicada esa necesidad, en cuanto a si la hace satisfaciendo una necesidad derivada de la posición de orden superior o inferior; en otras palabras, descubierto el instrumento de capital que permite mayor productividad ya está la necesidad de utilizarlo. De allí deriva su condición de bien económico y formará sus precios incidido por las valoraciones subjetivas.” (Bondone, 2006 p. 97)

Las acciones son bienes de orden superior, que son valoradas principalmente porque dan derecho a participar en el negocio del que son título de propiedad.  Cuando las acciones cotizan en un mercado organizado, la valoración subjetiva de los que participan en ellas queda reflejada en el precio fruto de los intercambios (compras y ventas) de acciones.

La utilidad final que todo poseedor de acciones espera de ellas, es que le aporten un beneficio económico, mediante una combinación de plusvalías y/o dividendo que reporte ganancias netas.  Por otro lado, como ya sabemos por la TVS, las valoraciones subjetivas tienen un carácter ordinal, es decir, están sujetas al orden o prioridad de necesidades del individuo que valora.

Por eso, cuando alguien se dispone a comprar o vender acciones, son mucho más importantes sus propias circunstancias que las circunstancias de la empresa cotizada.    Lo que más les suele importar a  todos los inversores es si van ganando o perdiendo, o también suele ser muy determinante sus necesidades de liquidez.

Por ejemplo, si alguien acumula una rentabilidad del 300% en unas acciones, entra dentro de toda lógica que decida vender y hacer caja aun cuando piense que las perspectivas futuras de la empresa cotizada sean muy buenas.  Lo mismo si va perdiendo un 30%, por miedo a estar equivocado y perder aun más puede decidir vender, aunque realmente piense que las perspectivas de la empresa cotizada son buenas, pero la sensación de estar perdiendo con su inversión le lleve a no entender lo que está pasando y por tanto decida salir de esa situación que es insatisfactoria para él.

El análisis técnico lo que pretende es observar lo que los participes están haciendo, y si la tendencia general es compradora o vendedora porque en definitiva son las compras y las ventas, y solo las compras y las ventas, las que determinan el precio de las acciones y por tanto su tendencia.

El análisis técnico proporciona herramientas para intentar detectar tendencias y también para intentar detectar situaciones de extremos de mercado.  Con extremos de mercado me refiero a situaciones de pánico o de euforia.   Detectar estos extremos de mercado es muy valioso para no comprar acciones donde “ya está todo el pescado vendido” (euforia) o para detectar buenas oportunidades en situaciones en que se venden acciones a precios de ganga (pánicos).

En un próximo artículo entraré un poco más en detalle sobre el análisis técnico.

cualquier bien económico surge como consecuencia de que satisface una necesidad
humana, no importa en cuál de las etapas esté ubicada esa necesidad, en cuanto a si la hace satisfaciendo
una necesidad derivada de la posición de orden superior o inferior; en otras palabras, descubierto el
instrumento de capital que permite mayor productividad ya está la necesidad de utilizarlo. De allí deriva
su condición de bien económico y formará sus precios incidido por las valoraciones subjetivas

Los especuladores y el diferencial con Alemania

Me sorprende la impunidad con la que algunos han echado la culpa a los malvados especuladores del lamentable estado de la deuda del Reino de España.

Creo que alguien que tenga mínima cultura financiera sabrá que los grandes patrimonios (fortunas personales, saldos de tesorería de multinacionales, fondos de inversión) que están en liquidez no se dejan en la cuenta corriente de la caja de ahorros del pueblo o se ponen a plazo fijo.   Lo más habitual es que si se quiere mantener líquido y no correr riesgos se coloque en renta fija soberana, como bonos, obligaciones, o letras del tesoro.   Dependiendo de si el propietario piensa que va a necesitarlo antes o después elegirá un plazo más corto o mas largo.   Hay dos razones fundamentales para esto:

  1. Obtener algo de rentabilidad.
  2. Los titulos-valores como son los bonos están en las entidades financieras en “puro” depósito (custodiados).  Es decir, a diferencia de una cuenta corriente, la entidad no puede disponer de los bonos para prestarlos por ahí.

Pues bien, si estos grandes patrimonios tienen comprados bonos españoles y no ven más que incompetencia por parte de quien ha de responder por esos compromisos (el gobierno), ¿son tan malvados por deshacerse de un activo que consideran arriesgado?

Es más, como ya hemos explicado esos patrimonios una vez vendidos los bonos españoles no se quedarían en la cuenta corriente, por seguridad se ubicarían en otro activo seguro.  ¿Que pais de nuestro entorno, que maneje nuestra misma moneda parece mas seguro?:  Alemania.

Conclusión:  Venta de bonos españoles y compra de bonos alemanes.  Sube el precio del bono alemán y baja el bono español.   ¿De verdad es tan misterioso y maquiavelico que suba el diferencial?

Hay que ver, que malvados son estos especuladores.  Dice uno de barba: “!!Basta ya de la dictadura de los mercados!!”  ¿Dictadura?, pues entonces protesta también cuando se les pida financiación en un principio, caradura.

Los “malvados” especuladores bajistas

Los tan “malvados” y tan mentados especuladores bajistas cumplen una función esencial en el mercado, y es descubrir el precio real de las cosas, poniendo para ello su patrimonio en riesgo (no como otros, que tiran del maná eterno del Estado, o sea del dinero de todos).  Cuando algo tiene un precio verdaderemente bajo no es justo que nadie lo enmascare, se llame Gobierno o BCE.

Si fuese cierto que los especuladores fueron los culpables de la quiebra de Grecia e Irlanda (que yo tengo mis dudas), hay que darles gracias por haber levantado la alfombra que escondía la ponzoña contable y el desmesurado endeudamiento de estos Estados en connivencia con sus sistemas bancarios.

Por otro lado, lor órganos de planificación central como el BCE con sus funcionarios y sus procesos lentos, torpes, burocráticos y politizados, afortunadamente no tienen ni una fracción de la iniciativa, ambición e incentivos que tienen las entidades privadas que operan libremente en el mercado adoptando posiciones contra divisas o deuda soberana sobrevalorada.   Muchos se sorprenderán cuando vean que muy probablemente el BCE o la Fed sean doblegados por el mercado, liderado por estos agentes privados o “malvados” especuladores bajistas.

Estoy convencido de que en esta crisis se demostrará que los organos de planificación central ni funcionaron antes cuando todo iba bien, ni funcionarán cuando las cosas vayan mal.  Son solo peleles que afortunadamente no pueden hacer otra cosa que seguir penosa y precipitadamente a los acontecimientos y al mercado.

La única vacuna contra la inexorable justicia del libre mercado es ser prudente y eficiente en tu gestión, de forma que no haya ninguna vulnerabilidad que atacar. Es absolutamente necesario y casi siempre inevitable que el que se endeude a lo loco y despilfarre pague las consecuencias.

Ay de nosotros si tuviésemos que confiar únicamente en la honestidad de los gobiernos para reconocer sus problemas. Gracias especuladores, gracias mercado libre por sobrevivir a pesar de todo.

Manuel Polavieja.

A %d blogueros les gusta esto: