El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

Sobre el agotamiento de recursos naturales (“peak oil”)

Antes de nada quiero dejar claro que no soy un experto en temas de energía ni geología, pero la idea de este post no es entrar en profundidad sobre el asunto, sino simplemente tratar de buscar una buena forma de medir los precios de los recursos naturales, en concreto el precio del petroleo.

Como he comentado varias veces en distintos posts de este blog, el dólar (y cualquier otra moneda actual) es un instrumento de medida de valor muy malo ya que su valor fluctúa muchísimo, especialmente en el largo plazo.  Entonces, ¿Podríamos utilizar el oro como vara de medir?

Antes de responder esa pregunta, hay que tener en cuenta que en economía todos los precios son relativos.   El concepto precio es de hecho la relación de intercambio entre dos bienes (un cubata por 8 Euros, o 2 huevos por 1 tomate) , y en esa relación pesan las valoraciones de ambos bienes, no importa que uno de los bienes sea moneda (precios monetarios) o no (trueque).   Con el oro pasa exactamente igual, porque por muy estable que sea el valor del oro (que de hecho lo es),  su valor obviamente también fluctúa.

Ante una situación de escasez de recursos naturales y sobre todo ante una situación de escasez de energía (petróleo), los costes de extracción del oro también subirían, porque la producción de oro requiere de mucha energía.   Pero cuidado, mayores costes no implican necesariamente mayores precios, porque los precios dependen en primera instancia de que el bien en cuestión sea útil o necesario, y de la relación de esa utilidad con la cantidad existente del bien (utilidad marginal).

A diferencia del petróleo, el oro no se consume.  Prácticamente todo el oro que la humanidad ha extraído a lo largo de la historia sigue sobre la superficie de la tierra y se sigue usando.   La utilidad principal del oro es su uso monetario o su uso como depósito de valor, incluso el oro destinado a joyería, que representa el 75% de la producción anual aproximadamente, también cumple el fin de depósito de valor y es reciclable practicamente en su totalidad.   

A lo que voy es que si damos por cierto que hemos llegado irremediablemente a una situación “peak” en nuestros recursos naturales, y en especial en lo referente al petróleo (“peak oil”), y todo ello desemboca en una economía que cada vez es capaz de producir menos bienes, entonces es irrelevante que sea más caro producir oro porque en una situación así, es más que suficiente con el oro que ya tenemos, incluso es posible que nos sobre oro (siempre bajo la premisa de que la economía ya solo podría decrecer).     Por tanto, creo que si se estuviese acabando el petróleo, éste debería revalorizarse claramente con respecto al oro, y de momento no es así.  Sigue en la misma franja de fluctuación de siempre:


A diferencia de los recursos energéticos, que son un ingrediente indispensable para poder producir, el oro es un bien auxiliar a la economía, cuya función principal es proporcionar liquidez y/o depósito de valor a los agentes.  Es decir, estoy de acuerdo que la economía difícilmente podría progresar sin energía, y en la sociedad actual una gran escasez de energía implicaría con mucha seguridad subidas en su precio.     Pero con respecto al oro, una economía podría vivir perfectamente sin una sola pepita.  Aun siendo el mejor dinero que existe, el oro no es un input imprescindible para el desarrollo económico.

5 Respuestas a “Sobre el agotamiento de recursos naturales (“peak oil”)

  1. Antonio Turiel octubre 12, 2011 en 4:28 pm

    Veo tres problemas fundamentales en tu análisis:

    1.- Asumes que el plazo para ajustarse las dos variables es muy breve. Teniendo en cuenta lo que cuesta en amortizarse una mina de oro y demás yo no esperaría un ajuste del tipo que propones en el plazo de años, sino de décadas, y además en medio de la crisis de las divisas fiduciarias el oro se sigue percibiendo como un refugio para las grandes fortunas.

    2.- El precio no es la única variable; es, además, una variable compleja cuya dinámica conocemos mal. Sin embargo los datos de producción están, y aunque uno siempre puede decir que la producción depende de la demanda, lo que es difícil de negar es que en los últimos 6 años la producción de petróleo está prácticamente estancada y eso con diferentes escenarios de precios. Y de la cuarentena de países que producen petróleo hoy en día sólo dos no ven su producción declinar… de momento.

    3.- Un detalle que seguro que no has tenido en cuenta: el Peak Gold fue en 2000, y desde entonces la producción de oro decae al 1% anual: http://europe.theoildrum.com/node/5989 . Seguro que eso ayuda a que el precio del oro no se derrumbe.

    Salu2.

  2. manuelgar octubre 12, 2011 en 4:55 pm

    Un honor recibirte aquí Antonio.

    Sobre el punto 1, no pretendo que los plazos hayan de ser inmediatos, solo digo que de momento no se aprecia anomalía significativa. Mi argumento consiste en proponer el oro como unidad de medida, y creo que tarde o temprano una situación “peak energy” acabaría reflejándose en el ratio oro-petróleo, aunque sea en décadas como tu dices.

    Sobre las monedas fiduciarias, solo una puntualización. Las monedas actuales no son exactamente fiat, son lo que Mises llamaba “dinero-crédito”. Después de casi 100 años de inflación por expansión crediticia, el peligro es la deflación por contracción crediticia. Esto es a lo que le tiene pánico Bernanke y compañía y su capacidad de lucha contra esa deflación es muchísimo más limitada de lo que ellos mismos dicen. Si te fijas, cada vez que hay un latigazo fuerte en los mercados financieros la deflación asoma su fea cara porque se ve como cae todo con fuerza (bolsas, oro, plata, petroleo y resto de materias primas) mientras solo sube una cosa: el dólar. Cierto que de momento solo sucede en los “latigazos”, no de forma sostenida.

    Sobre los dos últimos puntos, yo creo que la economía no crece en términos reales desde el año 2000 (incluso desde 1998 en algunos casos). En una economía que no crece, no es necesario más oro. Creo que estamos de acuerdo en que la economía decrece, pero disentimos en el motivo: el tuyo se fundamenta en el “peak-oil” y el mío en el exceso de endeudamiento.

  3. manuelgar octubre 12, 2011 en 5:09 pm

    Sobre el “peak gold”, no creo que tenga sentido proyectar una subida de su valor si aceptamos que también estamos en una situación de “peak energy”. Como decía en el post, el oro no es un input necesario en la producción de bienes y servicios, y su principal utilidad que es la monetaria, decrecería con la economía mientras que su cantidad permanecería igual porque el oro no se consume.

  4. Antonio Turiel octubre 12, 2011 en 9:32 pm

    En el caso de la producción de oro, tiene bastante que ver la rareza de mena geológica (concentraciones muchas veces del 1 por 10.000 e inferiores), que hacen que el coste (energético y económico) de la explotación de muchas minas las haga no rentables. Eso pasa con todas las materias primas, el petróleo por supuesto incluido, con lo que por supuesto uno puede dudar de que si lo que hace caer la producción son meros factores económicos o intrínsecamente geológicos y termodinámicos si no examina la realidad de la producción y la tecnología de extracción disponible. A la luz de ese último análisis se ve que el oro, igual que el petróleo, está en declive terminal e irreversible si no hay un milagro termodinámico a la vista.

    Dicho lo cual, es innegable la presión de los capitales especulativos sobre el precio de las materias primas, lo cual explica la sincronización de subidas en los momentos más bullish. Por eso insisto en que se tienen que examinar más variables que el precio, ya que éste, en nuestro mundo con una intervención tan fuerte de los bancos centrales, no nos da una información fácil de descifrar.

    Por supuesto el honor es mío😉

    Salu2

  5. manuelgar octubre 12, 2011 en 9:52 pm

    Si, en el punto de partida de mi argumento no pongo en duda que la producción (de oro y de petroleo) ha llegado a su limite y ya está en declive, es más lo pongo como condición para desarrollar el argumento. Una vez que estamos de acuerdo en eso la clave esta en que la utilidad del oro es disinta a la del petroleo, y que además el oro no se consume.

    Ni siquiera los que atesoran oro lo harán indefinidamente, no tiene sentido atesorarlo sin la intención de enajenarlo aunque sea más tarde que pronto.

    A lo que voy es que en una economía decreciente, al precio del oro no le afecta de la misma forma la curva de Hubbert, porque no es un input para la producción.

    Si llevamos el razonamiento al extremo y nos ponemos en la situación de que por culpa de la escasez de recursos volviesemos a una economía de autoabastecimiento individual, sin agricultura, donde no hubiese intercambios de bienes ni división del trabajo, el oro sería practicamente inútil, mientras que los alimentos o el petroleo serían de gran valor.

A %d blogueros les gusta esto: