El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

El verdadero problema de la moneda fiduciaria

El profesor Fekete ha comenzado el año escribiendo tres nuevos artículos.    El primero de ellos titulado “Una navegación segura requiere una medición adecuada” denuncia la falta de una unidad de medida estable con la que realizar el cálculo económico.   A lo largo del artículo hace una exposición resumida de la definición de dinero, con la que disentimos profundamente ya que comete el grave error de unificar los conceptos moneda y dinero en uno solo, que tal y como explicamos aquí conduce a una serie de gravísimos problemas teóricos.  Aún así, no le falta razón al profesor al protestar por una falta de unidad de cuenta estable, y en este sentido de nuevo el economista Carlos Bondone aporta una solución en su Teoría de la Relatividad Económica (capitulos X, XI y XII) al proponer un nuevo modelo contable donde se registren separadamente los bienes presentes y los bienes futuros.

En el siguiente artículo titulado Oro y Miel, que es en realidad una carta dirigida al presidente de la Reserva Federal de Kansas Thomas Hoening, Fekete explica como debería reinstaurarse el patrón oro, sin “olvidar” esta vez el mercado de las “Real Bills”.  En el punto (3) hace una interesantísima observación y es que el papel del oro no es tanto estabilizar los precios en general sino estabilizar el precio del crédito en particular, es decir estabilizar la tasa de interés.

En este sentido, estoy de acuerdo en que lo verdaderamente grave es la “distorsión” de los tipos de interés, pero difiero de la interpretación de Fekete sobre la causa de esa distorsión, que se refleja actualmente en una estructura descendiente de los tipos de interés.   La simple propensión de los agentes por endeudarse puede ser condición suficiente para generar unos tipos de interés descendientes:

  • Para empezar, cuando la mayoría de los agentes decide que quiere endeudarse y además de ellos depende elegir el sistema monetario, se adoptará el sistema que permita lo que ellos pretenden.  Si se han decapitado reyes, ¿como no va a derogarse el patrón oro si es lo que demandan los agentes ya sea por activa o por pasiva?.   Además los banqueros, especialisas en los asuntos del dinero y en comerciar con el crédito, siempre estarán dispuestos a utilizar su importante influencia para apoyar cualquier iniciativa en esa dirección.
  • Una vez que se abre la autopista del endeudamiento (moneda fiduciaria, reserva fraccionaria…), la carrera de la expansión del crédito solo llevará a unos tipos de interés descendientes, por el simple hecho de que cuanta más gente haya endeudada, quedará menos gente con capacidad para endeudarse.   Si lo llevamos a un extremo, cuando todo el mundo está endeudado al máximo de su capacidad, la demanda de crédito sera 0.  Y cuando un bien (el crédito) carece de demanda, su precio (el interés) es 0.
  • No debemos confundir el tipo de interés con la prima de riesgo por inflación.   Una de las consecuencias de la expansión del crédito y su monetización es la inflación, pero este fenómeno no tiene ninguna relevancia en la tasa de interes real o “natural”.  Es tan solo una prima de riesgo por impago parcial al esperar el acreedor una depreciación del bien prestado durane la vida del préstamo.  Como explicamos aquí el interés es el precio del crédito, y el crédito es intercambio de tiempo económico.

Finalmente estoy de acuerdo con el pronóstico deflacionista de Fekete para esta crisis, primero deflación y después hiperinflación.  Estamos viviendo el final de una gran burbuja de crédito, la consecuencia de 100 años de expansión de crédito e inflación será una contracción crediticia de similares proporciones.  Es sorprendente que la mayoría de los economistas, incluyendo muchos austriacos, no se den cuenta de que cuanto mayor es la cantidad de deuda emitida, más difícil se hace su expansión.   La corriente de amortizaciones y/o impagos de deuda crece en proporción con la cantidad de deuda existente en el sistema.  Llegado un punto, por mucha cantidad de deuda nueva que se genere no podrá contrarrestar el flujo de amortizaciones.   Es contabilidad básica.

6 Respuestas a “El verdadero problema de la moneda fiduciaria

  1. abrumado mayo 22, 2011 en 12:26 am

    hola Manuel, despues de nuestro cruce en el foro de cotizalia he pasado a ver tu pagina, muy interesante. Intentaré continuar la conversación en el foro confusion entre dinero y credito.

    Una reflexion respecto al flujo de amortizacion de la deuda. Los datos nos enseñan que la deuda (de los estados nos referimos) no tiende a amortizarse sino a renorvarse ad eternum, una vez se va amortizando.

    Cuando el mercado no quiere mas deuda, como ha pasado en USA, es cuando el banquero se ha sacado de debajo de la manga las QEs, q son compra de deuda. Y el peligro de la hiperinflacion viene determinado por una perdida de confianza en la moneda.

    Un saludo,

    • manuelgar mayo 22, 2011 en 4:16 pm

      Es cierto que la renovación de la deuda es una posibilidad en estos casos. Pero también es muy probable una fuerte contracción del crédito y la subsiguiente deflación, como pasó en los años 30 y también en el S. XIX. Los monetaristas e incluso unos cuantos austriacos creen que no es posible deflación sin un patrón oro, yo creo que se llevarán una sorpresa (lo digo sobre todo por los monetaristas y Keynesianos).

      Ante situaciones así, la política tiene mucha influencia y todo dependería de la capacidad del gobierno (hablo de EEUU) para convencer al congreso y al contribuyente para endeudarse una y otra vez. Yo no digo que no puedan salirse con la suya, porque evidentemente es una posibilidad, pero también es muy posible que el congreso (republicanos / debt ceiling) y el contribuyente (el éxito tea party es un síntoma) digan basta al endeudamiento. No es extraño que una burbuja de crédito que en su fase álgida se caracterice por un abuso del crédito, en su pinchazo el sentimiento vaya tendiendo justo a lo contrario, hacia un repudio al endeudamiento.

    • Manuelgar mayo 23, 2011 en 10:41 am

      Ojo por que los QE no incrementan la oferta monetaria, solo “abonan” el terreno para que ésta aumente. Los QE son solo un “swap” por el que se reducen los pasivos de los bancos comerciales a cambio de expandir el de la FED en la misma proporción. No se crea deuda nueva, sino que se cambia de sitio una que ya existía.

  2. manuelgar mayo 22, 2011 en 6:00 pm

    Este es el video de Huerta de soto http://www.youtube.com/watch?v=XwlA2W4_wOw&feature=grec_index a partir del minuto 4:10 cuando habla del timo de la estampita.

    Habla de la imposibilidad del actual contrato de “depósito”, de que es contradictorio e incompatible en si mismo. Pero también habla de la gran responsabilidad de los depositantes.

    Su conclusión es que el contrato es jurídicamente imposible, pero yo creo que en la práctica los “depositantes” son en realidad acreedores, y que por tanto hablamos de un contrato de préstamo. Es decir, que aunque en la forma hablamos de depósito en el fondo se trata de un préstamo.

  3. abrumado mayo 23, 2011 en 11:39 am

    Manuel, cierto que la QE es un cambio de sitio de la deuda del balance de los bancos al balance de la FED, precisamente para dejar mas margen a la banca privada para que siga financiando sin limites al sector publico. Exactamente lo mismo que se ha hecho en Europa, que el BCE compra deuda país a cambio de dinero fresco para que los banco puedan seguir financiando los estados. De otra manera el default ya estaba aquí. También la ventana de liquidez ilimitada europea está haciendo posible mantener artificialmente el cotarro y permitiendo a la banca hacer un carry trade que de paso les pueda ayudar a sanear el balance. Es curioso que cada vez que se anunció el fin de la ventana ilimitada de liquidez, se tensionó el mercado de la deuda y el interbancario, y de nuevo hubo que anunciar la prorroga de la ventana de liquidez ilimitada.

    Precisamente todo estos mecanismos sirven para evitar el gran efecto deflacionario del credito y la deuda del que hablas, que en caso de pasar, supondría una quiebra automática de los estados por la reducción de ingresos fiscales que produciría… y tras la deflación podría venir una hiperinflación dependiendo de las políticas que se aplicasen.

    Respecto al vídeo, dice claramente que ambos contratos son incompatibles a la vez. el de préstamo y el de deposito. En la practica es claro que los depósitos los bancos los utilizan como préstamo. Pero eso no es óbice de que los bancos lo utilizan mal para ganar fraudulentamente, y ademas, lo hacen a sabiendas.

    un saludo

    • Manuelgar mayo 23, 2011 en 12:01 pm

      Si, fraudulentamente, pero con la connivencia del depositante que pide intereses a cambio. Fíjate que llega a decir que merecería más la carcel el timado antes que el timador. Insisto en que el profesor tiene razón en cuanto a la forma del contrato, de acuerdo. Pero en el fondo, ambas partes están de acuerdo en que se trata de un préstamo, y lo demuestra el cobro de intereses por parte del depositante.

      Sobre la hiperinflación despues de la deflación estoy de acuerdo.

      En cuanto al QE y que la banca pueda seguir financiando al sector público, si, pero…. ¿Va a poder Obama seguir endeudandose ad-infinitum? Yo lo dudo muchísimo. Es más, creo que llegado un punto no solo el Congreso y el contribuyente dirán basta, incluso es muy posible que la Fed (o los banqueros en su conjunto), que ejercen el papel de acreedores digan también basta.

      Y si no dice basta el Congreso, los contribuyentes o los banqueros, lo hará el mercado de la misma forma que lo hizo con Argentina, Islandia, Grecia, Irlanda o Portugal.

A %d blogueros les gusta esto: