El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

Confusión entre dinero y crédito

Uno de los problemas más graves de las teorías económicas vigentes, es su incapacidad para  diferenciar claramente entre dinero y crédito.  La mayoría de las teorías sostienen que el dinero es el medio de intercambio generalmente aceptado.   Y la verdad es que en lenguaje llano parece tan solo una cuestión de semántica.   Solemos intercambiar las palabras moneda y dinero con preferencia por la última del mismo modo que en lenguaje llano nunca preguntamos “¿cual es tu masa?” sino “¿cuanto pesas?”

Sin embargo, si queremos ser rigurosos la física nos aporta los fundamentos teóricos apropiados y nos dice claramente que una cosa es el peso, y otra muy distinta la masa.   Sin esta diferenciación, poner un satélite en órbita sería una auténtica pesadilla.  Seguramente sería imposible.

De forma similar a como ocurriría con el peso y la masa en física, en economía fusionar los conceptos dinero y crédito es un error gravísimo.  Tampoco saldríamos de ese tremendo error si incluimos un concepto como subconcepto del otro, es decir, afirmar por ejemplo que el crédito es un tipo de dinero, porque seguiríamos afirmando entonces que el crédito es dinero.

Para tener un marco teórico sólido en cualquier ámbito científico, no importa que se trate de ciencias naturales o sociales,  hace falta categorizar los conceptos adecuadamente, no importa tanto el nombre que les pongamos, sino el hecho de que los conceptos y categorías estén correctamente estructurados.  En mi opinión las aportaciones con más rigor científico en este sentido son las de Carl Menger en sus Principios de Economia Política y Carlos Bondone en su Teoría del Tiempo Económico (TTE).

Bondone propone que en teoría monetaria será necesario añadir un concepto adicional.  Este concepto sería el de moneda, cuya definición es medio de intercambio indirecto (el trueque sería intercambio directo).  A continuación es necesario restringir el concepto de dinero solo a los bienes económicos presentes como pueden ser el trigo, el oro, la plata, etc.    Utilizaremos el término “dinero” porque cronológicamente la primera moneda que empleó el hombre fueron bienes presentes (dinero).

A estos efectos, definiremos crédito como un derecho a recibir bienes presentes en el futuro.  Si se especifica la cantidad, calidad del bien a recibir y una fecha de vencimiento, hablaremos de crédito regular.  Si falta alguno de esos requisitos, entonces estaremos hablando de crédito irregular.   Aquí hago un análisis un poco más detallado del concepto de crédito a la luz de la TTE.

Por último, toda moneda que no sea dinero (bien presente), solo puede ser crédito.  Así nos quedaríamos con la siguiente estructura teórica:

Moneda:  Medio de intercambio indirecto y unidad de cuenta.  Tipos de moneda:

  • Dinero: Bien presente utilizado como moneda (sal, trigo, oro, plata, certificados de depósito de oro o plata, etc.).  Ojo, la sal o el oro solo alcanzarán la categoría de dinero cuando se utilizan como moneda, mientras tanto serán simplemente bienes económicos.
  • Crédito:  Toda moneda que no sea dinero, solo puede ser crédito (letras de cambio, pagarés, dolares, euros, etc.).  Como hemos dicho antes, el crédito puede ser regular como un billete de banco convertible en plata u oro o irregular como los actuales Euros o dolares, donde no se especifica que bien recibiremos, ni su cantidad, ni su calidad ni en que fecha.

La utilización del crédito como moneda fue un gran avance económico, similar a la transición del trueque al uso del dinero.  Sin embargo, mientras que el crédito regular no suele generar problemas, el crédito irregular si que es verdaderamente problemático.   Si a esto se le suma la confusión entre dinero y crédito, de forma que al crédito irregular se le otorgue la categoría de dinero, entonces los problemas son mucho mayores.

Si para conceder crédito es imprescindible un bien presente que poder prestar, y al mismo tiempo otorgamos a los Euros la categoría de bien presente (dinero), cuando sabemos que los Euros no son bienes presentes sino crédito, entonces estaremos admitiendo que es científicamente posible la creación instantánea e infinita de bienes presentes!!!   Que sería como admitir que es posible construir un edificio de infinitas plantas.  De manera que sería lo mismo construir un edificio sobre el suelo de un terreno, que sobre el suelo de la planta 98 de un rascacielos  ¿Por el hecho de llamar  suelo a las dos cosas y que ambas puedan tener usos parecidos podemos decir que tienen las mismas propiedades científicas?

Si aceptásemos que es científicamente correcto que cualquier suelo es igualmente valido para edificar, se haría muy complicado y penoso rebatir que un edificio puede tener infinitas plantas, aunque intuyamos claramente que es insostenible.   El crédito (edificio) solo puede surgir del dinero (suelo), pero si aceptamos que “crédito=dinero” entonces se podrá generar crédito sobre crédito hasta el infinito.  Al no rechazar de plano el error de concepto, convalidamos por pasiva el error científico “dinero=crédito”, y nos vemos obligados a dar mil y un argumentos de porque eso no es bueno ni recomendable.

Al final, a todo aquel que haga un mal uso del concepto del dinero haciendo denuncias del tipo “los bancos imprimen dinero de la nada” (en realidad no hacen tal cosa, si no que emiten moneda-crédito) se le calificará de aguafiestas o anticuado, cuando en realidad su protesta está llena de razón solo que está científicamente mal planteada.  Debería decir  “Sres. Banqueros centrales, no pretendan hacernos creer que crean dinero (riqueza) porque eso es científicamente imposible, lo que ustedes están haciendo al emitir moneda es endeudarse de forma extremadamente imprudente”.

El endeudamiento intensivo junto con un exceso de confianza en el futuro es una tentadora y peligrosa combinación que suele acabar en desgracias innecesarias.   Por eso es vital que la ciencia económica sea capaz de aportar un conocimiento científico apropiado y riguroso.

Manuel Polavieja.

 

Nota: En breve subiré un post donde intentaré explicar porqué la propuesta  en Teoría Monetaria de Carlos Bondone es más precisa y preferible a la de Mises o Hayek.

 

19 Respuestas a “Confusión entre dinero y crédito

  1. petipus enero 14, 2011 en 12:12 pm

    Hola Manuel:

    Te “he seguido” hasta aquí a traves de Cotizalia.

    Nunca me habían explicado con palabras tan claras y sencillas qué es el dinero. Antes de ayer, al leer tu comentario contestándome a lo de la MMT , se me encendió una luz que nunca pensé que se me encendería.

    Como es lógico, mucho me queda por pensar sobre todo esto, pero en el foro de Cotizalia dejé una pregunta que no has contestado ¿tendrías la bondad de hacerlo?.

    Seguro que no se te escapa que soy un desprejuiciado y que sólo atiendo a lo que soy capaz de entender. Llevo mucho tiempo tratando de entender este “nudo gordiano” y navegando entre varias interpretaciones de la economía.

    Conceptualmente me aproximo cada vez más a Fekete pero mi “metodo” se basa en la confrontación de escuelas. Me llama poderosamente la atención que, aunque todos seamos seres humanos, no tengamos la misma visión de un hecho real y no consigamos elaborar una teoría lo más “aglutinadora” posible ¿cuál es la razón? ¿los “jodíos” intereses? me parece infantil. Conceptualmente deberíamos ser capaces de ponernos de acuerdo.

  2. manuelgar enero 14, 2011 en 1:57 pm

    Hola Petipus,

    Gracias por tu comentario, pero el mérito no es mío. Posiblemente mis inquietudes son muy parecidas a las tuyas y tuve la suerte de dar con la Teoría del Tiempo Económico de Carlos Bondone, que es donde están todas estas explicaciones, y que por cierto usa tu mismo método al confrontar las principales corrientes de pensamiento económico vigentes (Keynesianos, cuantitativistas y austriacos). El profesor Fekete es mi opinión de lo mejorcito de la escuela austriaca, especialmente si lo comparamos con la gente que está en la órbita del Mises Institute.

    ¿La pregunta de Cotizalia es la de que les impide “traerse” los impuestos del año 2500? La respuesta sería que quien se lo puede impedir es el mercado. El que se “trae” o anticipa bienes futuros es el deudor y solo podrá hacerlo si encuentra un acreedor dispuesto a cederle bienes presentes.

    En el caso de los Estados su acreedor principal es el mercado, entendiendo por mercado no solo los mercados financieros, si no todos los agentes económicos que directa o indirectamente aportan los bienes y servicios presentes a esa operación de crédito.

    • petipus enero 14, 2011 en 2:16 pm

      Pues a la vista está que el mercado lo está financiando. ¿Se equivoca?
      Otra forma de expresarlo:
      ¿Hasta dónde estamos dispuestos a salvar nuestros depósitos con nuestros impuestos?
      Me dirás que eso es una facultad que nos “ha robado” la banca. ¿Es posible subvertir esa realidad sin que todo se vaya a freir puñetas? Fekete aporta una solución que aún no entiendo. Te la pongo:

      http://qmunty.com/blog/2009/09/11/antal-fekete-carta-abierta-a-paul-volcker/

      Un saludo

  3. manuelgar enero 14, 2011 en 3:06 pm

    Yo prefiero no hablar en terminos de si el mercado se equivoca o si es culpable o inocente. El mercado simplemente actúa en función de sus necesidades y de la información de que dispone, que cuando se trata del futuro es por definición información incierta.

    Por otro lado, si te refieres a las últimas subastas de deuda soberana, piensa que muchos de esos compradores son grandes instituciones como el Banco Central de Japón que por su naturaleza son extremadamente ineficientes tal y como comento aquí.

    Por otro lado, el mercado está totalmente inbuído en la descomnal burbuja de crédito que sufrimos desde hace decadas, mientras dure la propensión al uso intensivo del crédito por parte del mercado el sistema actual podrá llegar a prolongar su agonía bastante tiempo. Precisamente aquí también hablo sobre esas dinámicas del mercado.

    Sobre la carta de Fekete, básicamente lo que pide es volver al patrón oro. Estoy de acuerdo con él en que el Backwardation en el mercado de futuros es un síntoma muy significativo. Probabalemente el síntoma de que la propensión del mercado por el uso intensivo del crédito esté tocando a su fin.

    • petipus enero 14, 2011 en 7:32 pm

      Empiezo por el final. Fekete dice : abrir la casa de la moneda a la libre acuñación de oro. ¿Como se haría? más aun : sospecho que el oro que hay (en poder de los estados) no es suficiente para volver al patrón oro. No cubre el importe de deuda existente en el sistema. (o por lo menos la parte de deuda que se debería volver a “atar al oro”).

      No me refiero a las últimas subastas de letras. Me refiero a lo ya en circulación y que descansa en “nuestra inversión” (de ahí que cite la necesaria connivencia de la banca con los estados). Que los estados tengan una parte no me parece mas que fruto de dos cosas: favores pagados y estrategia, por un lado y entendimiento del modelo desde el punto de vista contrario al nuestro (“austriacos de pro”).

      Yo no he dicho que sea culpable o inocente. Simplemente constato que si alguien de tan bajas entendederas como yo es capaz de atisbar esto ¿como es posible que otros (grandes popes de la economía, estadistas , banqueros centrales, “shampein soucialists” en general) en principio mucho más preparados no lo atisben? ¿Por interés?

      Bueno, gracias por la información sobre Carlos Bondone y sobre todo lo demás.

      Te seguiré leyendo y dando la vara con mis preguntas.

      • manuelgar enero 14, 2011 en 10:01 pm

        Abrir la casa de la moneda es permitir a la gente que pueda llevar su oro para ser acuñado y también que la gente pueda ir libremente a cambiar sus dolares por oro. Si que hay suficiente oro, el mercado lo que hará (y ya lo está haciendo) simplemente es ajustar al alza el poder adquisitivo del oro.

        Por otro lado, esta propuesta implicaría una reducción muy importante de la deuda existente y eso sería muy deflacionario en términos de dólares. Esto es algo que muy poca gente entiende, pero la deuda genera inflación cuando se monetiza (devaluación del dolar) pero es deflacionaria el resto de su existencia ya que igual que cuando se creó introdujo repentinamente una cantidad X de dolares en el sistema, los va retirando de la misma forma a medida que la deuda se va pagando.

        La reducción de deuda implicaría una drástica reducción del número de dólares en circulación, paradójicamente aumentarían de valor incluso con respecto al oro. Así que sería un efecto compensatorio.

        Sobre lo último, la explicación es la burbuja de crédito. La dinámica de una burbuja es emocional (codicia) más que racional. Eso hace que una vez atrapados por la psicología de la burbuja intentemos racionalizar nuestra codicia con los razonamientos que sean, por ejemplo que gracias a los grandes avances tecnológicos (productividad) podemos endeudarnos mucho más, o simplemente aferrarse a teorías económicas incorrectas (monetaristas, Keynes…) simplemente porque apoyan lo que emocionalmente queremos, que es un sistema monetario que permita apalancarnos para multiplicar nuestras ganancias y satisfacer asi nuestra ambición o codicia.

        Es posible que esos grandes popes en economía puedan llegar a pensar que tanto endeudamiento no es bueno, pero el tema está en la suma de las acciones individuales. Es posible que incluso a nivel individual se opine que el endeudamiento general es alto, pero si cada uno piensa para si mismo que el si se puede hipotecar a 50 años porque no va a perder su trabajo, o el empresario de turno hace lo mismo opando tal compañía porque piensa que él es muy listo y se va a forrar.

  4. emiliojf enero 16, 2011 en 7:34 pm

    me gusta como explica el dinero-deuda, seguiré sus próximos artículos
    gracias

  5. Pingback:El verdadero problema de la moneda fiduciaria « El Economista Prudente

  6. Pingback:Confusión entre dinero y crédito II « El Economista Prudente

  7. abrumado mayo 22, 2011 en 1:53 am

    Manuel, al hilo de nuestra conversación en Cotizalia. Decias:

    No diferencian correctamente entre dinero y crédito. Por eso aluden tanto a la frase “crear dinero de la nada”. Que si bien es muy gráfica, tiene poco rigor, por lo siguiente:

    1. El dinero, entendido como bien presente [oro, sal, ganado] no puede crearse de la nada.
    2. No solo los bienes presentes [oro, plata], también el crédito puede usarse como moneda.
    3. El crédito no se crea de la nada, es un compromiso de pago en el futuro, y eso no es lo mismo que nada [que se lo pregunten a los que pagan su hipotecta todos los meses]

    El profesor H.de Soto a mi entender lo diferencia perfectamente, el credito del Dinero, hablando del credito como los medios fiduciarios. En su libro lo deja bien claro. Si es necesario te puedo dar la referencia exacta (pgina, capitulo).

    Desde luego, para el paga la hipoteca el compromiso es real, en eso estamos de acuerdo.

    Lo fundamental del asunto en cambio no es eso, sino que solo los bancos tienen el privilegio de “traerse dinero del futuro” en tu terminología. O de crear dinero de la nada, en la terminología austriaca (H.de Soto)

    Contablemente, el coeficiente de caja, es un instrumento como demuestra H de Soto que contraviene los principios clasicos del derecho, ya que el banco presta un dinero que no tiene disponible para prestar, sino que lo debería tener a la vista. Al tenerlo a la vez a la vista para el depositante, y prestado a un tercero, incrementa la masa monteria y genera enormes distorsiones que se terminan reflejando en el precio de las cosas y en sus precios relativos.

    Si yo concedo un prestamo al banco para que este lo preste a su vez y consiga una rentabilidad (lo que se conoce como un deposito a plazo), el efecto inflacionario no existe, o mejor dicho, el efecto deflacionario de mi ahorro (no compro nada con mi ahorro, luego la masa monetaria es relativamente mas escasa y por tanto, los precios se ajustarian a la baja) se compensa con el efecto inflacionario del credito, y los precios no cambian.

    Por tanto, la reserva fraccionaria tiene un efecto inflacionario muy alto, Permite lo que en tu terminilogía podría denominarse acelerar el tiempo economico. Esa aceleracion, que es la que permite la reserva, permite unos tipos de interes mas bajos y por tanto, estos tienden a reducirse, ya que los bancos ganan mas dinero cuando mas gente se endeuda, aunque a cada uno de ellos les cobre un poco menos. La propension al endeudamiento es mucho mas alta cuanto mas bajo es el tipo de interes.

    Por tanto, a mi entender, es el mecanismo de la reserva el que crea una distorsion economica tremenda, es por un lado extremadamente inflacionista, y por otro lado, muy injusta ya que solo unos privilegiados del sistema tienen acceso a ella, la banca.

    Creo que la gente comun, esa que vemos estos dias en sol, quizas no conoce ni entiende estos mecanismos, pero de alguna manera intuyen que algo no funciona bien. En vez de culpar a la parte del sistema que es un cancer, lo que hacen es culpar al todo.

    En fin, seguiré tu respuesta con atención.

    un saludo,

  8. manuelgar mayo 22, 2011 en 1:42 pm

    La teoría monetaria que sigue el prof. Huerta es la de Mises en “Teoría del dinero y del crédito”, y si la analizas detenidamente incluye ciertos tipos de crédito en la categoría de dinero (“money in the narrower sense”) como es el caso del “fiat money”. Ya solo el hecho de utilizar términos como “dinero crédito” es verdaderamente confuso.

    Creo que en su libro no lo dice, pero si lo comenta en sus clases que están colgadas en youtube, a ver si localizo el enlace y te lo paso. En sus clases dice que el hecho de entregar nuestra moneda al banco en “depósito” y exigir un interés implica la aceptación por nuestra parte de que el banco disponga del tantundem para sus propios negocios.

    El trabajo del prof. Huerta desde el punto de vista jurídico es sencillamente soberbio. Espectacular. Pero queda una parte subjetiva y es que las leyes, igual que la moneda y el dinero, emanan del mercado (usos y costumbres). Y si todos consentimos la reserva fraccionaria, ¿no somos todos responsables?. El mercado ha demostrado en multitud de ocasiones que es muy capaz de rechazar cualquier moneda que se le pretenda imponer, incluso como dice el profesor Huerta se ha llegado a ejecutar en público a quienes practicaban la reserva fraccionaria.

    La teoría monetaria que yo considero más apropiada, es la que propone el también austriaco Carlos Bondone. Él condena la reserva fraccionaria y la equipara al robo, en línea con el profesor Huerta. A mi este mecanismo reconozco que me despierta muy poca o ninguna simpatía, pero pienso que ya sea por activa o por pasiva, todos lo aceptamos.

    Técnicamente Bondone expone perfectamente la naturaleza de la reserva fraccionaria al advertir que es siempre el mercado el que otorga crédito, porque es la parte que aporta los bienes presentes. Los bancos solo se subrogan al mercado o intermedian la operación. De ahí que Bondone afirme que “La moneda, ya sea dinero o crédito, tiene siempre su origen en el mercado”. Definición que amplía la de Menger ya que éste solo había desarrollado la teoría de la moneda cuando ésta es un bien presente, es decir, dinero. Su trabajo no abarcó las cuestiones sobre el crédito.

    Sobre los tipos de interés, hay otra visión posible. La propia propensión al endeudamiento es capaz de generar una estructura de tipos descendientes, porque a medida que los agentes se endeudan van quedando menos agentes que puedan demandar crédito. Así, cuando los pasivos de todos los agentes están saturados, solo se endeudarán si se les ofrece crédito a un interés muy bajo o incluso no se endeudarán más a ningún precio.

  9. abrumado mayo 23, 2011 en 10:45 am

    Manuel,

    lo que viene a decir H. de Soto en su argumentación jurídica, es que la apropiación indebida del tantundem se vuelve legal por la connivencia entre el poder político y bancario, ambos se ven beneficiados por una pratica que va contra los principios del derecho. La prueba es que la banca opera de forma completamente opaca históricamente para que no se desvele el secreto. Una practica ilicita y secreta no debería darsele categoría de “uso y costrumbre” por mucho que se le haya utilizado para desplumar al personal durante siglos, ¿No?

    Pero bueno, si tiene Vd. a bien esborzarlo muy resumidamente, Bondone: ¿Propone acabar con la reserva o no? ¿Propone restricción al crédito? ¿Propone un sistema libre al tipo h. de soto?

    gracias por su tiempo y en cuanto pueda leere a Bondone.

    saludos.

  10. Manuelgar mayo 23, 2011 en 10:58 am

    En los comentarios del otro post te puse un video de H. de Soto donde admite que los depositantes son tan culpables como los bancos.

    Bondone aboga por un sistema totalmente libre, donde una ley basada en un conocimiento científico (económico) apropiado regule el funcionamiento de la emisión de moneda como la de cualquier otro bien, sin ningún tipo de privilegio (por tanto la reserva fraccionaria no sería posible). No aboga por imponer nada (por ejemplo patrón oro) porque entonces ya estariamos pervirtiendo la libertad del sistema. Todo esto está en línea con la propuesta de H. de Soto.

    La diferencia de Bondone es que el cree imprescindible que la ley contemple adecuadamente los distintos tipos de moneda (dinero, crédito regular y crédito irregular) y que cada una circule como lo que es. Porque sin está diferenciación el error de confundir dinero y crédito seguiría latente y puede volver a manifestarse en cualquier otro formato conocido o por conocer.

  11. Pingback:El tiempo como factor de producción y los tipos de interés “negativos” « El Economista Prudente

  12. David González octubre 4, 2011 en 11:17 pm

    El Modern Money Mechanics, emitido por la Reserva Federal explica como funciona, el sistema fraccionario:
    http://www.rayservers.com/images/ModernMoneyMechanics.pdf
    Y efectivamente, como al retirar el dinero, se debe hacer la operación deflacionaria. Pero al hacerlo, el banco disminuye sus recursos y como está cotizando en bolsa, se los busca por otro lado emitiendose mutuamente con otras entidades, para que sus acciones no bajen. ¿Han observado que 10 años despues de tener una cuenta anulada, sigue estando activa en muchos bancos? ¿o que para darla de baja, le pueden pedir dinero por hacerlo?
    Otro problema que nunca se menciona, es la mala utilización que se hace, al conceder créditos sabiendo el prestamista, que no se podrán pagar, sobre todo a países, para obligarles a privatizar su economía:

    La vuelta al patrón oro, tiene ciertos problemas:
    2009. En el mes de Octubre, con todo el oro en manos de los banqueros privados de la FED, el gobierno de China recibe un cargamento de lingotes de oro (más de 5.600 barras) de Fort Knox, al que se le hacen las pruebas especiales para garantizar la pureza y el peso de las barras de oro (4 pequeños agujeros son perforados en las barras y el metal se analiza a continuación). La sorpresa fue percatarse de que las barras eran falsas, conteniendo núcleos de Tungsteno, con sólo una capa exterior de oro auténtico. El coste de las barras de Tungsteno bañado en oro es de 40.000$ y las de oro macizo 400.000$). Al estar depositados en la FED, cuando se pagaba la deuda externa con ese metal, nadie sospechaba que era falso y por tanto, fácilmente ha ido llenando las bodegas de los bancos del sistema financiero mundial sin levantar sospechas (*7).
    Aproximadamente 15 años atrás, durante la administración de Clinton, 640.000 de estas barras de Tungsteno blanco (también llamado Oro gris o Wolframio) de 400 oz (11.33 Kg.) y del tamaño de una Biblia de bolsillo, fueron fabricadas y chapadas en oro. Fue ejecutado por órdenes de muy alto nivel, en refinerías sofisticadas y fueron enviadas a Fort. Knox. El oro tiene casi el doble de la densidad del plomo, siendo dos veces y media más denso que el acero. El Tungsteno tiene exactamente la misma densidad que el oro, aunque es mucho más duro (el oro puro se puede marcar con una uña).
    Por tanto, el oro de la FED fue robado, habiendo desaparecido del sistema bancario. Así, gran parte de las reservas de oro oficial en el mundo son falsas.
    http://grupodigit.blogspot.com/2011/03/el-robo-de-oro-mas-grande-de-la.html
    En realidad, nadie sabe o se fía del oro de los Bancos Centrales; de ahí que cuando Zapatero vendió parte de las Reservas de Oro de España, se vendieran monedas sobre todo.
    Este truco de dar el cambiazo del oro por Tungsteno, permitió multiplicar por 45 veces su valor.
    Recientemente, se firmaron los acuerdos de Yunam, para reactivar la economía mundial, con un respaldo de 2 Millones de TM de oro. Justamente, DSK, fue arrestado cuando el FMI quería poner el patrón oro, dejando el dólar como moneda secundaria. Pero esto implicaría la quiebra automática de EEUU y Europa; y por consiguiente una tercera guerra mundial.
    Así está el percal; entre las grandes corporaciones que solo saben destruir para volver a construir, los egoismos particulares etc…

  13. manuelgar octubre 5, 2011 en 1:10 am

    Hola David,

    Muy interesante tu comentario. Ya había oido este asunto del Tungsteno, pero me resulta dificil creer. Ya en los foros de Internet, los compradores de oro de a pie se preocupan por estos temas y están alerta de este fraude.

    Así que me resulta dificil creer que un comprador de grandes partidas de oro no esté atento a este asunto, pero bueno, a veces la incompetencia y la ignorancia llega hasta puntos insospechados, todo es posible.

    Por otro lado, que la Fed haya perdido su oro (que es suyo, no de los americanos) también me resulta dificil de creer. Pero digo lo mismo que antes, a veces la realidad llega a ser más surrealista que en los tebeos de Mortadelo y Filemón.

  14. Pingback:Respuesta al artículo “Seis Falacias sobre los Bancos Centrales” de J. Jacks (Blog “Desde Londres” en Cotizalia) « El Economista Prudente

  15. iñaki iriarte junio 6, 2012 en 2:24 pm

    aclarenme algo.cuando estoy comprando oro con papel moneda significa que estoy cambiando un bien futuro por un bien presente?

A %d blogueros les gusta esto: