El Economista Prudente

Ideas para preservar tu capital

Los bancos centrales no fijan los tipos de interés

Los medios de comunicación especializados y muchos economistas nos bombardean continuamente con la magnifica autoridad que tienen los Bancos Centrales para fijar los tipos de interés.  ¿Pero hasta que punto es eso cierto?  Echemos un vistazo al siguiente gráfico:

http://www.elliottwave.com/images/marketwatch/fedfollows.gif

Algunos lo explican rapidamente diciendo que es el mercado quien se anticipa a las decisiones de la Reserva Federal.   Pero esta explicación es muy poco científica ¿acaso sabemos realmente lo que piensan cada uno de los partícipes del mercado de bonos?.  Además, si esa explicación contradice los hechos observados, debería aportar argumentos solidos que justifiquen dicha contradicción.

A continuación vamos a dar una explicación utilizando la Teoría del Tiempo Económico (TTE) de Carlos Bondone.   Los tipos de interés mostrados en este gráfico representan la tasa a la que la que la reserva federal concede préstamos a corto plazo a los bancos.  Pero vamos a centrarnos un momento en la frase “La Reserva Federal concede prestamos”.

Todos sabemos que hoy en día los dolares  son exclusivamente moneda en papel, es decir, no dan derecho a intercambiarlos por nada (una cantidad específica de oro o plata, por ejemplo).   Los dolares son promesas de pago que nunca se materializan. Sin embargo, aunque el dólar no sea convertible tiene poder adquisitivo, el poder adquisitivo que le asigna el mercado.

Parémonos a pensar en un ejemplo muy simple.  Alguien quiere comprar mi casa y no tiene suficiente dinero para pagarla pero promete pagármela a lo largo de 10 años.  Asi que acepto a cambio de mi casa un documento donde el comprador firma su compromiso de pago (hipoteca, para los amigos).   Yo aporto un bien tangible que existe, que es la casa (bien presente), y el comprador emite un documento que es un contrato de crédito.  ¿Quien es el que otorga crédito? Pues yo, que soy el propietario de la casa, ¿Y el deudor? el comprador que firma la hipoteca.

Contablemente, mi casa “viajará” desde mi activo hacia el activo del comprador y a cambio yo recibiré en mi activo la hipoteca.   Y esa misma hipoteca figurará a su vez en el pasivo del comprador.   Esta hipoteca tiene un valor, que se corresponde con el flujo futuro de pagos que supuestamente realizará el comprador de la casa.

Si un banco intermediase la operación, la única diferencia es que ubicará la hipoteca en su activo y en su pasivo emitirá otra serie de contratos de crédito (Euros o dólares) por el mismo importe, que me entragará a mi.  Sigo siendo yo el que otorga crédito, el banco solo se interpone, solo lo intermedia.

Pues bien, los dolares que emite la Fed son también contratos de crédito y su naturaleza contable es la misma que la hipoteca que firma el comprador de mi casa.  Por tanto, en el momento que alguien acepte entregar algun bien presente a cambio de esos dolares estará otorgando crédito a la Reserva Federal.   La TTE resume esta premisa en una sencilla frase:  “Quien otorga crédito es siempre el que aporta los bienes presentes a un intercambio“.   Si generalizamos un poco más podremos afirmar que la Reserva Federal junto con el sistema financiero de reserva fraccionaria son los deudores y quien otorga crédito es el mercado.

¿Si la Reserva Federal es el deudor como norma general, no aporta bienes presentes, como es posible que fije los tipos de interés?  Pues la respuesta es bien sencilla, la Reserva Federal al no aportar bienes presentes tiene una influencia muy limitada sobre los tipos de interés.

El tipo de interés, que es el precio del tiempo económico, lo determinan los agentes  en base a su preferencia por controlar bienes presentes y al que posteriormente añaden diversas primas como el riesgo de impago o el riesgo de devaluación del bien económico prestado (inflación).   La Reserva Federal, como todos los demás agentes, se ajusta a los dictados del mercado.

Manuel Polavieja.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: